“Terminan con ese ruido o les clausuro la fábrica”


Colgador CTJ - Torre de Perforación
El inicio de Moto Mecánica Argentina

Los inicios no fueron fáciles. Llegar de Italia con toda la familia, instalarse y buscar cómo desarrollar un negocio. Con la crisis del 30, se perdió gran parte del capital que trajeron de Italia. Pero los Chiaravaglio querían avanzar en su nuevo país. 

Chiaraviglio Hermanos SRL desarrolló su primer negocio exitoso, una línea exitosa en las grandes cortinas metálicas. Originariamente las importaron de la empresa Pastore de Italia, pero luego debido a las restricciones cambiarias y las dificultades de importación comenzaron a fabricarlas en la Argentina. 

Este fue un paso importante que los obligó montar un proceso industrial completo, incluyendo algunas máquinas diseñadas por uno de los hermanos, Sergio, que siempre demostró gran capacidad técnica. En el taller instalaron flejadoras y martinetes fabricadas por Sergio. Con ellas se moldeaban y ensamblaban estructuras a tablillas de hierro. 

Algunas de las cortinas instaladas hace 80 años aún pueden verse en una serie de edificios emblemáticos de Buenos Aires tales como el Mercado de Abasto -hoy Shopping Abasto-, la Casa de la Moneda, el Ministerio de Guerra y la ex sede central de YPF en la calle Diagonal Norte que es ocupada hoy por Accenture y hasta las grúas Ansaldo que se ven en Puerto Madero. Durante los primeros años esta línea de producto permitió que la compañía creciera y generó un capital que luego serviría para incursionar en otras áreas.

Colgador CTJ - Torre de Perforación

Allí comenzó la historia que marca en el inicio de lo que hoy es Moto Mecánica, el legado familiar que dejaron Tito, Sergio y Curio a sus descendientes.

Ese primer éxito permitió intentar una diversificación industrial con diferentes grados de éxito. De ese proceso de ensayo y error surgieron la fabricación de morsas, máquinas agujereadoras, tornos, motores a combustión de ciclo semidiesel (bajo licencia Lanz de Alemania) y otros productos que generaron la experiencia necesaria para lo que vendría después. 

Y debieron mudarse para poder crecer. 

Y así decidieron edificar un complejo en la calle Cálcena 546 del barrio de Flores.  El primer galpón del nuevo complejo estaba dedicado a mecánica, contenía tornos, fresadoras y agujereadoras en un área de 1500 metros cuadrados. En el galpón aledaño estaba la forja, de unos 400 metros cuadrados. Al lado había una casa; en la planta baja funcionaban las oficinas de la compañía y en la planta alta vivía Tito con sus hijos. Así se inició la nueva aventura.

Colgador CTJ - Torre de Perforación

Y allí apareció el comisario.

En la misma manzana donde los Chiaraviglio tenían el nuevo complejo, vivía un comisario de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Al mediodía el comisario retornaba a su casa a dormir la siesta, pero los golpes de los martinetes sacudían los cimientos de toda la cuadra impidiéndole dormir. El comisario amenazó con cerrar las instalaciones. Sergio se dio cuenta que existía un gran problema tanto para el comisario como para todos sus vecinos. Y eso generó lo que luego sería el futuro. 

Sergio analizó como solucionar el gran problema y diseñó unas bases anti vibratorias. No sólo fue la solución para la siesta del comisario, también se corrió la voz y fue contactado por personal de los talleres de Obras Sanitarias de la Nación -hoy Aysa-, donde existía un problema similar. Sergio los asesoró sin cargo y de ese favor, nació una amistad con varios técnicos de la empresa.  

Un día uno de esos nuevos amigos argentinos le dijo: “¿Por qué no se dedican a fabricar válvulas?”

Los hermanos aceptaron el desafío, tal vez sin saber que eso marcaría las próximas generaciones de su familia. No fue fácil. Las exigencias y complejidad de la producción de válvulas superaban largamente al de las cortinas metálicas, ya sea desde el punto de vista de ingeniería como de manufactura y ensayo.

En los años siguientes el proceso de producción llegaría a ser integral, desde el arrabio y la chatarra hasta la válvula terminada.

Entre éxitos y fracasos, la industria se estaba convirtiendo en una forma de vida para todos. Los hijos crecían inmersos en ese ambiente de familia y trabajo. Pese a los tropiezos, el trabajo duro comenzaba a rendir algunos frutos.La segunda generación, que luego fueron los que dieron origen a Moto Mecánica, trabajaba allí los veranos y comenzaba así a hacer sus primeras armas en la industria.

Las circunstancias de la época también ayudaron. En la década de 1930 y 1940 Argentina ejecutaba importantes obras públicas, entre otras en el área de saneamiento y agua potable. Obras Sanitarias de la Nación tenía una creciente demanda de válvulas que había atendido hasta entonces principalmente desde Europa. Sin embargo, ya en los años treinta todos los gobiernos habían cerrado sus economías progresivamente como respuesta a la crisis y la Segunda Guerra Mundial. 

 

Colgador CTJ - Torre de Perforación

En esa brecha Chiaraviglio Hnos. logró posicionarse como proveedor de válvulas y compuertas de hierro fundido, así como de otros productos demandados por el área de saneamiento, como filtros y tubos. La historia continúa, pero si fuera más larga, aburriríamos. 

Ese comisario que protestó con razón y esas personas de Obras Sanitarias a las que los Chiaraviglio ayudaron, fueron la semilla para lo que hoy es Moto Mecánica, la empresa que continúo el legado de los pioneros que llegaron a Argentina, dirigida por nuevas generaciones de la familia.

Pero todos con la misma pasión de continuar con el desarrollo industrial.

Colgador CTJ
Cortina metálica instalada en Casa de la Moneda- Buenos Aires.
Al momento de su instalación fue la cortina metálica más grande de América Latina.

Historias que generan valor es una nueva forma de comunicar lo que hacemos. En forma periódica, publicaremos historias que reflejan momentos de vida de los integrantes de Moto Mecánica tratando de contribuir con nuestros clientes a lograr mayor valor en lo que hacen. Y queremos hacerlo contando las historias que están detrás de nuestras decisiones de negocios y de nuestras soluciones.

Es sólo un ejemplo de cómo Moto Mecánica está ayudando hoy a sus clientes a mejorar la producción, a reducir costos y a innovar en sus procesos productivos.


© 2021 Moto Mecánica Argentina S.A.