Vaca Muerta: una oportunidad más allá de la energía

La explotación no convencional de hidrocarburos en Neuquén exhibe un panorama de inversiones, empleo y crecimiento que puede alcanzar a la economía en su conjunto. Aún con las complejidades y los desafíos de la coyuntura, existen coincidencias sobre el enorme potencial que puede aportar en el largo plazo.

No hay ningún análisis sobre el futuro de la economía argentina que pueda pasar por alto Vaca Muerta. Más allá de las marchas y contramarchas de la macroeconomía, y de las trabas que eso le puede imponer, hay coincidencias en que la Argentina posee un tesoro enterrado en el desierto patagónico y que no puede dejar de aprovechar la oportunidad.

La explotación no convencional de hidrocarburos puede medirse en cantidad de pozos y de fracturas. En los últimos 5 años, se registró un salto de 100 fracturas por mes hasta las 550 actuales, con un pico de 712 en febrero de este año. En el mismo período la cantidad de pozos se triplicó y el gobierno neuquino estima llegar a 1.500 a fines de este año. Vaca Muerta ya produce el 20% del petróleo y el 40% del gas de la Argentina y hay quienes calculan que sus operaciones actuales abarcan solo 3% de la superficie explotable.

Cerca de 50 países en el mundo explotan recursos de hidrocarburos no convencionales. Hay solo 4 que lo hacen a gran escala: Estados Unidos, Canadá Australia y la Argentina. Vaca Muerta puede aliviar los desafíos de la matriz energética de nuestro país, que depende de los hidrocarburos en un 86% compuesto por un 53% de gas y un 33% de petróleo.

Vaca Muerta aparece como una oportunidad única para torcer la historia, incluso más allá de los hidrocarburos. Una presentación del economista Ricardo Arriazu en el Instituto para el Desarrollo Empresarial Argentino (IDEA) sobre el impacto macroeconómico de Vaca Muerta asegura que, en el largo plazo, su desarrollo:

– Aumenta el PBI sectorial y total.
​– Aumenta el empleo del sector energético y de los demás sectores.
​– Mejora las cuentas externas.
​– Eleva la recaudación provincial y nacional.
​– Tiene impactos indirectos que dependen de la importancia del sector no comerciable y del uso que hagan los gobiernos de los ingresos adicionales.
​– Hace caer el precio interno del gas, incentivando la producción de bienes intensivos en ese insumo.

Producción e Inversiones

Si la Argentina tiene éxito, asegura Arriazu, se produce el círculo virtuoso: cae el riesgo país, sube la inversión, reduce la restricción externa y sube la tasa de crecimiento sustentable. Y concluye: “Un desarrollo exitoso de Vaca Muerta afecta a todas las variables económicas y a todos los sectores de la Argentina. Es una oportunidad, porque la tenemos. También es un desafío, porque hay que probar que podemos usarla. Y es una necesidad: si no la desarrollamos en la Argentina la pobreza va a seguir creciendo porque no vamos a ser capaces de resolver el problema externo”.

Por último, los ex secretarios reclaman que la estrategia de largo plazo del país en esta materia “debe conciliar esfuerzos fiscales y de inversión en infraestructura de la Nación, de las Provincias y de los municipios, en interacción con los actores de la industria, para reducir los costos, darles previsibilidad en el tiempo y despejar cuellos logísticos tendientes a facilitar el acceso competitivo y la búsqueda de oportunidades en el mercado mundial”.

Controlador Electrónico

Soluciones, tecnología y capital humano

Con 90 años de trayectoria, Moto Mecánica Argentina S.A. se consolidó como proveedor estratégico de las distintas compañías que operan en Vaca Muerta para extraer el shale gas y shale oil de la cuenca neuquina. La compañía, que conserva su carácter familiar desarrollado a lo largo de 4 generaciones, es considerada líder en el segmento de cabezas de pozo, válvulas, sistemas de seguridad, servicios de instalación, mantenimiento y reparación.

La planta industrial se encuentra en Tres de Febrero, en el Gran Buenos Aires, cuenta además con bases operativas en Cipolletti, Comodoro Rivadavia Río Gallegos y Mendoza. Así mismo tiene presencia en los principales mercados de Latinoamérica.

“Constantemente buscamos oportunidades para desarrollar nuevas tecnologías. El objetivo es ofrecer a nuestros clientes soluciones versátiles que mejoren la eficiencia, reduzcan costos y el riesgo operativo a través de la aplicación de las tecnologías de MMA. Quienes operan en áreas similares a Vaca Muerta en el exterior enfrentan problemas similares a los nuestros. Creemos que las soluciones que desarrollemos en Argentina podrán ser exportadas”, aseguran en Moto Mecánica.

mSafe
mLock

En este sentido, la compañía cuenta con dos desarrollos de especial adecuación a las demandas de las operadoras de Vaca Muerta. El primero de ellos, el mSafe es la evolución de los controladores hidráulicos autocontenidos, que incorpora asistencia electrónica. Permite a los operadores abrir y cerrar en forma totalmente segura una válvula actuada en forma local, remota y automática. Incorpora también funcionalidades de monitoreo de pozo online, Parcial Stroke Test que permite detectar fallas tempranas.

El segundo es mLock, una herramienta de conexión remota en cabeza de pozo que otorga seguridad y eficiencia en los procesos de terminación de pozos no convencionales. Reduce los tiempos muertos por conexión y desconexión en el proceso de intervención de wireline y gracias a la operación remota retira al personal de la zona no clasificada. Su utilización resulta en una reducción de tiempo de hasta 15 minutos por etapa de fractura o 30 horas de ahorro en la operación de un pad.

Junto con los recursos tecnológicos, Moto Mecánica considera esencial para su crecimiento el desarrollo de un equipo profesional enfocado en anticipar y resolver los problemas de los clientes. “Uno de nuestros activos más importantes es la gente. De la misma manera, uno de los desafíos más importantes que tenemos a futuro es atraer, desarrollar, motivar y retener recursos humanos. Estamos en una industria que tiene un potencial enorme, va a ser un polo muy atractivo para jóvenes talentos en el país”, explicaron sus directivos.

Mapa

Menores costos logísticos y ayuda a las economías regionales

Uno de los desafíos claves que presenta el desarrollo de Vaca Muerta hacia el largo plazo es la necesidad de abaratar los costos logísticos para la operación hidrocarburífera. En ese plano, la construcción del Tren Norpatagónico, actualmente demorada por complicaciones en el plano del financiamiento, surge como una herramienta esencial para que el transporte de cargas aporte eficiencia en la administración de recursos y para reactivar la economía de diversas zonas de la región.

El plan anunciado a mediados del año pasado establece una traza de 700 kilómetros para unir la ciudad neuquina de Añelo, en el corazón de Vaca Muerta, y el puerto de Ingeniero White, en Bahía Blanca, en el sur de la provincia de Buenos Aires. La inversión requerida es de 780 millones de dólares para una obra que permite crear 10.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos, y prevé un plazo de construcción de 4 años.

El Tren Norpatagónico tendrá un impacto favorable en las economías regionales. Su funcionamiento prevé que las formaciones vayan hacia la Patagonia cargados de insumos para la actividad de Vaca Muerta (arena, tubos sin costura, materiales de construcción, metanol, etc.) y regresen hacia el puerto bonaerense con minerales, frutas y otras producciones locales para facilitar su salida hacia mercados externos.

A fines de julio, el gobierno nacional tomó una medida relevante para la reactivación del proyecto ferroviario. A través de una decisión administrativa de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), cedió un inmueble de 87.000 metros cuadrados en favor del consorcio de gestión que opera el puerto de Bahía Blanca con el objeto de construir en ese terreno una playa ferroviaria de carga, que tendrá lugar cerca de Puerto Galván. La medida es un paso más para un proyecto de implementación compleja pero con grandes beneficios hacia el largo plazo.

© 2019 Moto Mecánica Argentina S.A.